Prevenir el cáncer con vegetales

Ratio:  / 3
MaloBueno 

 

 

Vegetales capaces de reducir la carcinogénesis

y previr el desarrollo de los tumores.

 

 

La búsqueda y caracterización de compuestos bioactivos en los vegetales que incluimos en nuestra dieta diaria ha permitido identificar en plantas, como la coliflor, agentes quimiopreventivos frente a compuestos carcinogénicos presentes en lo que comemos. Esta línea de estudio viene demostrando un interés cada vez mayor, tal y como se puede comprobar por la cantidad de publicaciones que cada vez más equipos de investigación estan realizando sobre esta cuestión.

 

Las plantas de la Familia Cruciferae, a la que pertenecen el brécol (Brassica oleracea var. italica), la col (B. oleracea var. capitata), las coles de Bruselas (B. oleracea var. gemnifera), la coliflor (B. oleracea var. botrytis), los nabos (B. campestres var. rapifera), los rábanos (Raphanus sativus) y los berros (Nasturtium officinale) son ricas en glucosinolatos. Se han identificado más de 120 glucosinolatos distintos, que ejercen funciones de protección antimicrobiana, antifúngica e insecticida. Así mismo, tambien se les reconocen propiedades cardioprotectoras.

Cuando los vegetales crudos son masticados o troceados, una enzima llamada mirosinasa (presente en la planta o en la flora intestinal) entra en contacto con los glucosinolatos y cataliza la hidrólisis del enlace glucosídico, dando lugar a la formación de isotiocianatos (ITCs) e indoles. Estudios sobre modelos animales han demostrado que los ITCs naturales y un buen número de análogos sintéticos, son protectores frente a tumores inducidos por carcinógenos en próstata, ovariovejiga, colon, esófago, pulmón, mama, páncreas y estómago, entre otros. Los principales isotiocianatos presentes de forma natural en la dieta son: el alil isotiocianato (AITC), el fenetil isotiocianato (PEITC) y el sulforafano.

Los índoles tienen como principal representante al indol-3-carbinol (I3C). El precursor de este compuesto es un glucosinolato llamado glucobrasicina, que es muy abundante en plantas crucíferas, como el brécol. En el ambiente ácido del estómago, el I3C, en contacto con el ácido ascórbico de los jugos gástricos, se convierte en el dímero llamado 3,3´diindoilmetano (DIM). El Indol-3-Carbinol es probablemente uno de los compuestos que más capacidad anticancerígena posee. Numerosas investigaciones indican que el I3C reduce la carcinogénesis química y previene el desarrollo de tumores de mama.

En la actualidad y gracias a los resultados de numerosos estudios epidemiológicos, a la dieta se le puede atribuir un papel protector, pero también de riesgo frente al cáncer. En general, este riesgo que se le atribuye a la dieta se debe fundamentalmente a los carcinógenos que existen en la misma. Son muchos los compuestos mutagénicos presentes en los alimentos, que pueden causar diferentes daños al DNA. Las N-nitrosaminas constituyen uno de los grupos de agentes carcinogénicos más extensamente estudiados y su formación en los alimentos tiene lugar durante su almacenamiento y maduración o en el transcurso de algunos procesos clave en su elaboración, como el tratamiento térmico. La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) considera a las N-nitrosaminas como probables o posibles carcinógenos en humanos (grupo 2A y 2B). Teniendo en cuenta que los isotiocianatos y los indoles forman parte de nuestra dieta diaria, consideramos de interés evaluar su efecto protector frente a carcinógenos de la dieta, como las N-nitrosaminas, presentes también en los alimentos y que van a ser consumidos simultáneamente.

 

verduras cruciferas

 


Por ello, el grupo de investigación UCM Estrategias Quimiopreventivas frente a Compuestos Carcinogénicos de la Dieta (Departamento de Nutrición, Bromatología y Tecnología de los Alimentos de la Facultad de Veterinaria), ha evaluado el efecto protector del AITC, del PEITC y del I3C frente al daño al DNA producido por las N-Nitrosaminas. El trabajo ha sido realizado in vitro con cultivos celulares, en concreto utilizando células de hepatoma humano y el ensayo Cometa. En este ensayo el daño al DNA se traduce en la formación de un cometa, de ahí el nombre de este método.

Los resultados obtenidos han puesto de manifiesto que el AITC, el PEITC y el I3C protegen a las células de hepatoma humano frente al daño al DNA inducido por las N-nitrosaminas evaluadas. Las diferencias observadas en el efecto protector de estos compuestos indican que la estructura química juega un papel fundamental. Además, existe una buena correlación entre el efecto protector del AITC, el PEITC y el I3C y sus mecanismos de acción. Entre ellos caben destacar la inhibición de la actividad de las enzimas hepáticas (Fase I) necesarias para metabolizar las N-nitrosaminas, la estimulación de las enzimas de la Fase II, que convierten los compuestos reactivos en menos tóxicos y más fácilmente excretables, la actividad antioxidante y la inducción de apoptosis.

Esta línea de investigación presenta un gran futuro al tener una enorme repercusión para la salud de los consumidores, por lo que los equipos de investigación abordan actualmente el estudio tanto de nuevos campos clínicos como nuevos alimentos.

Es importante recordar que el efecto de la dieta en la salud no tiene lugar mediante la acción de un nutriente aislado, sino a través de la combinación de distintos constituyentes de uno o varios alimentos que interaccionan entre ellos. Por tanto, la complejidad de estas interacciones hace que estemos lejos aún de conocer y comprender el verdadero papel de estos compuestos tanto en la prevención del cáncer, como en el mantenimiento de la salud.