Papel del zinc en las infecciones

Ratio:  / 9
MaloBueno 

 

Conoce la forma en que el zinc combate las infecciones

 

Muchas personas toman complementos vitamínicos y minerales en la creencia de que ello les permite gozar de mejor salud. Por otra parte, los representantes de los intereses farmacéuticos aducen que no hay estudios que avalen esta creencia.

¿De verdad no hay estudios que avalen esa creencia? ¿No será más cierto que las multinacionales de farmacia no están interesadas ni en financiarlos, ni en que se publiciten, y mucho menos en que se  den a conocer aquellos que se estén realizando y puedan contribuir a mejorar la salud de la población?

Por poner un ejemplo: el zinc.

El Zinc es un elemento químico esencial de número atómico 30 y símbolo Zn situado en el grupo 12 de la tabla periódica de los elementos.

 

zinc

 

El zinc es un elemento químico esencial para los seres humanos y ciertos animales. El cuerpo humano contiene alrededor de 40 mg de zinc por kg y muchas enzimas funcionan con su concurso: interviene en el metabolismo de proteínas y ácidos nucleicos, estimula la actividad de aproximadamente 100 enzimas, colabora en el buen funcionamiento del sistema inmunitario, es necesario para la cicatrización de las heridas, interviene en las percepciones del gusto y el olfato y en la síntesis del ADN. El metal se encuentra en la insulina, las proteínas dedo de cinc (zinc finger) y diversas enzimas como la superóxido dismutasa.

Este mineral podría desempeñar un rol en la prevención del resfriado común y de la sepsis en la UCI. Por otra parte, su deficiencia puede ser causa de reacciones inflamatorias desmedidas.    

              

Muchas personas conscientes toman complementos de zinc para acabar con los resfriados, y un estudio reciente busca explicar la forma en que el mineral funciona.

El zinc ayuda a combatir las infecciones al equilibrar la respuesta del sistema inmunitario, según el estudio liderado por Daren Knoell, profesor de farmacia y medicina interna de la Universidad Estatal de Ohio.

En un comunicado de prensa de esta universidad, D. Knoell afirmó que creía que los hallazgos que ha realizado su equipo de investigación ayudarán a estrechar una importante brecha que ha existido en la comprensión sobre cómo este metal relativamente sencillo puede ayudarnos a defendernos de las infecciones.

La deficiencia de zinc afecta a alrededor de dos mil millones de personas en todo el mundo, lo que incluye a aproximadamente al 40 por ciento de las personas mayores.

Una deficiencia de zinc en el momento de una infección, en particular la sepsis (una respuesta sistémica devastadora a la infección, común entre los pacientes de la unidad de cuidados intensivos o UCI de un hospital), podría resultar nociva, o incluso letal.

Esto puede tener consecuencias graves en aquellos organismos con índices de zinc insuficientes debido a que el daño inflamatorio que el organismo orquesta frente a las infecciones se ve incrementado, pudiendo llegar a generar respuestas devastadoras.

La carne roja y las aves son ricas en zinc. Otros alimentos que contienen zinc son las habichuelas, los frutos secos, algunos mariscos, los granos integrales, los cereales fortificados y los productos lácteos.

 

Alimentos que continen Zinc

 

El mineral esencial funciona al detener la acción de una proteína que desempeña un papel importante en la respuesta inmunitaria a la infección. Como resultado, previene una inflamación fuera de control.

Si bien estos hallazgos son aplicables a otras áreas importantes de enfermedad más allá de la sepsis. La vulnerabilidad a la infección podría aumentar desde el principio si falta el zinc. Aunque este trabajo se ha enfocado en lo que sucede una vez se contrae una infección. Si previamente el zinc es deficiente, el organismo se encuentra en desventaja, puesto que el sistema de defensa se amplifica de forma inadecuada.

Tras analizar estudios con cultivos de células humanas y con animales, los investigadores hallaron que una proteína específica atrae el zinc a unas células que combaten la infección, donde equilibra la respuesta inmunitaria. En un estudio anterior con animales, este equipo halló que a diferencia de los ratones que consumían una dieta normal, los que tenían deficiencia de zinc desarrollaban una inflamación significativa en respuesta a la sepsis.

Sin embargo, por ahora no se sabe con certeza si los pacientes muy enfermos de la UCI se beneficiarían de complementos de zinc.

Actualmente, la pregunta fundamental es ¿a quién se debe de administrar zinc? o ¿si se debe administrar a alguien?. Se puede Predecir que no todo el que está en la UCI con sepsis necesita zinc. Pero sin duda hay un porcentaje de ingresos sí lo necesitan Por otra parte, no es posible administrar zinc para arreglarlo todo.

El hecho cierto es que en el ámbito de la medicina naturista hace mucho tiempo que se conocen las indicaciones, así como las bondades biológicas del zinc. Para su prescripción en clínica basta con determinar su deficiencia mediante un análisis sanguineo del zinc sérico o su relación con el cobre sérico, metal con el que mantiene un equilibrio en el organismo.

Usualmente si hay una deficiencia de zinc cabe esperar que coexista con varias deficiencias nutricionales más.

Estos hallazgos podrían ayudar a explicar el por qué de aportar complementos de zinc al principio de un resfriado parece aliviar los efectos de la enfermedad.

La mayoría de adultos deben obtener entre 8 y 11 miligramos de zinc al día. Con los complementos, los investigadores anotaron que es posible, aunque relativamente poco común, consumir niveles tóxicos de zinc.

Así pues, con lo expuesto no es descabellado cuidar la nutrición diaria añadiendo a la dieta complementos vitamínicos y minerales.