Como mantenerse delgado y saludable comiendo manzanas

Ratio:  / 11
MaloBueno 

 

Diversos estudios han demostrado que consumir una manzana al día puede ofrecer grandes beneficios para la salud.

Además de ser una fuente rica de fibra, esta fruta contiene compuestos como pectina y polifenoles que ayudan a proteger la salud cardiovascular reduciendo los niveles de colesterol malo y otros compuestos dañinos en la sangre. 

Ahora, científicos en EE.UU. han descubierto que así es, deberíamos de comer una manzana diaria, pero con la corteza.

Los investigadores de la Universidad de Iowa descubrieron que la cáscara de manzana contiene una sustancia cerosa, llamada ácido ursólico, que reduce el desgaste muscular y promueve el crecimiento de músculo.

En el estudio llevado a cabo con ratones, los científicos encontraron también que esta sustancia reduce la grasa y los niveles de glucosa, de colesterol y triglicéridos en la sangre.

Tal como afirmaron estos investigadores en un artículo inicial que publicaron en la revista Cell Metabolism, (Metabolismo Celular), el ácido ursólico podría ser empleado como tratamiento para la atrofia muscular, una enfermedad que provoca la disminución de la masa muscular. Además, propusieron también podría ser útil para tratar trastornos metabólicos como la diabetes.

 

"La atrofia muscular causa enormes problemas" explica el doctor Christopher Adams, endocrinólogo de la Universidad de Iowa que dirigió el estudio. "Y también es un trastorno muy común que afecta a la mayoría de la gente en algún momento de su vida, ya sea por enfermedad o debido al envejecimiento". "Sin embargo, no existe un medicamento contra este mal", agrega el investigador.

En busca de ese tratamiento, el doctor Adams y su equipo estudiaron la actividad de los genes del músculo en personas que sufrían atrofia muscular.

Para ello utilizaron una nueva técnica que determina qué genes se activan o apagan en el músculo humano durante la atrofia y compararon esos patrones con los de genes en líneas celulares cultivadas en el laboratorio que habían sido tratadas con una variedad de compuestos.

Descubrieron que uno de los compuestos más efectivos para bloquear la disminución de masa muscular que provoca la atrofia era el ácido ursólico.

Este compuesto se encuentra en muchas plantas, incluidos la albahaca, arándanos, saúco, menta, romero, lavanda, orégano, tomillo y ciruelas pasa. Pero de entre todos éstos, la cáscara de manzana contiene cantidades particularmente concentradas de ácido ursólico.

Para comprobar la efectividad del ácido ursólico para combatir la atrofia muscular, los científicos llevaron a cabo experimentos con ratones que habían sido alimentados con este producto de la naturaleza.

Descubrieron que estos animales habían quedado protegidos de la atrofia muscular causada tanto por el desgaste del tejido como por daños de los nervios.

Además, los investigadores observaron que los ratones que habían sido alimentados con ácido ursólico desarrollaron músculos más largos y fuertes que los ratones que no habían recibido el compuesto.

"El viejo refrán dice que a diario una manzana hace a la gente sana", nos recuerda el doctor Adams.

 

 Un viejo refrán dice "a diario una manzana hace a la gente más sana".


"Y nosotros encontramos que el ácido ursólico de la fruta incrementó el tamaño y fortaleza de los músculos de ratones. Al incrementar el tamaño del músculo se reduce la atrofia muscular".

El investigador cree que el compuesto actúa sobre dos hormonas responsables del desarrollo muscular: el factor de crecimiento insulínico tipo 1 (IGF-1) y la insulina.

El ácido ursólico, explica el investigador, parece incrementar la actividad de los receptores de la IGF-1 y la insulina, amplificando los efectos beneficiosos de estas hormonas en el músculo.

Además, observaron que el ácido ursólico también mostró otros beneficios en los ratones. Por ejemplo, redujo la grasa corporal y disminuyó los niveles de glucosa y colesterol en la sangre". Es decir, a menos grasa corporal menos colesterol en el organismo.

Tras realizar un nuevo estudio sobre esta observación, que el equipo de investigación ha publicado en la revista PLos One, concluyendo que el ácido ursólico aumenta el musculo esquelético, la grasa marrón y el gasto energético en un modelo de ratón obeso debido a una dieta rica en grasas.

Estos efectos se asocian con un aumento en la fuerza y ​​la capacidad para realizar ejercicio, reducción de la obesidad, mejora de tolerancia a la glucosa y disminución de la esteatosis hepática, ocasionada por grasa depositada en el hígado.

El ácido ursólico y otros análogos estructurales naturales podrían ser agentes terapéuticos útiles para un gran número de trastornos metabólicos cada vez más comunes, como son la atrofia del musculo estriado, la obesidad, la diabetes tipo 2 y la cirrosis no alcohólica.

No hay que olvidar que la cáscara de la manzana contiene muchos agroquímicos, tóxicos para el ser humano. Es por ello que pelamos las manzanas y perdemos esta fuente de principios saludables. Así pues, se hace necesario adquirir manzanas biológicas aptas para el consumo de la cáscara.